El tall de l’amic o cortar el mundo y que sea lo más justo imposible

Texto por: Aire-na Tahull 
Texto, dibujo y gif

Idioma: Castellano
21x30cm.

2020

Las manzanas no me entusiasman, incluso son una fruta que me da algo de pereza. Aun así, me las como. Mi madre las cortaba de tal manera que me fascinaba. Para ver el rito del corte tenía que prometer comérmela entera. Aprendí a hacerlo con facilidad.

En el comedor de la escuela, le corté la manzana a Sara, y con los dos trozos en las manos, me miró alucinando y me sonrió. Y me dijo que tenía mucho arte cortando manzanas, que solo faltaba que lo pusiera en un museo, y con esto bastaba. Quizá este gesto, el de cortar una manzana puede ser suficiente como para reunir a alguien alrededor para mostrárselo, como si se tratara de un gesto maravilloso, o es vulgar y todo el mundo conoce.

¿Quién se quiere comer el otro trozo conmigo?

Entre Montagut y Barcelona, 2020.